La Transformación del Talento Humano en el Marco de la Industria 4.0


La Industria 4.0 o “Cuarta Revolucion Industrial”, tanto en su tránsito hacia la misma como en su consolidación, se decide por la transformación que se logre del talento humano de las empresas y, en particular, por el desarrollo de las competencias laborales implicadas por ese talento humano. Esta es una preocupación permanente que cada entidad deberá tener, dado que por mucho que se invierta en tecnología, es siempre el humano el que marca la diferencia.


En la actualidad, ya conocidas experiencias prácticas del avance de la Industria 4.0 confirman el papel protagónico de las personas, de su capital humano con sus competencias profesionales. Se ha evidenciado que el verdadero reto estará una vez más en las personas y sus competencias, en cómo liderar y gestionar el proceso de transformación digital en la organización o empresa, así como en el cambio que implicará adaptarse a trabajar en los nuevos entornos conectados.


El desarrollo de Soft Skills se ha vuelto indispensable en el lugar de trabajo, y existen estudios que respaldan esta afirmación. Un estudio de la Universidad de Harvard encontró que el 80% del desempeño profesional está determinado por las habilidades blandas (Soft) y solo el 20% por las habilidades duras (Hard).


Asimismo, un estudio entre los 500 directores ejecutivos de Fortune realizado por el Stanford Research Institute descubrió que el 75% del éxito de su trabajo a largo plazo es un resultado directo de las Soft Skills.


Pero existe un Gap identificado, tenemos un problema global, durante años, los educadores en Universidades han informado que más del 80% de sus graduados estaban listos para trabajar. Desafortunadamente, los empleadores informaron que menos del 20% de los graduados estaban listos para trabajar.


El desarrollo científico técnico de la humanidad, expreso mediante los hitos que comprendieron las revoluciones industriales acaecidas desde el siglo XVIII hasta el siglo XXI, se asocia al desarrollo humano con sus capacidades (habilidades, competencias) determinadas por la evolución de la máquina (industria) en el contexto de las fuerzas productivas y la formación (educación). Y esa máquina en esta Cuarta Revolución Industrial se caracteriza por la digitalización acelerada exponencialmente, que como en sus inicios exigió siempre al trabajador --portador del capital humano o del talento humano--, habilidades o competencias en trabajos físicos y manuales, hasta las actuales predominantemente en trabajos de alta cognición sobre tecnologías o procesos de trabajo y requerimientos socio conductuales relativos a la gestión organizacional.


En la literatura científica actual sobre el tema, donde destaca la necesidad de continuar invirtiendo en educación, se plantea que las competencias laborales que marcarán la impronta del tránsito y consolidación de esa Industria 4.0, estarán comprendidas en dos grandes vertientes o macro competencias: las competencias de alta cognición sobre tecnologías o procesos de trabajo y las competencias en gestión organizacional. Las primeras implican la originalidad, creatividad e innovación; el pensamiento analítico sistémico y crítico; el aprendizaje en la práctica; el razonamiento y resolución de problemas complejos; así como el diseño y programación. Las segundas relativas a gestión, comprenden liderazgo, cooperación, compromiso y desarrollo; el manejo de las relaciones interpersonales y equipos de trabajo y la inteligencia emocional.


El desarrollo de las competencias de alta cognición para alcanzar la empresa inteligente 4.0, habrá de insertarse en el ámbito más general de la formación continua en la empresa, como se expresa en la figura 1.

Figura 1. Estratos e interacción de la educación continua en el desarrollo de competencias de alta cognición en tecnologías y en gestión organizacional en la empresa 4.0


Esa formación continua se identificará indefectiblemente con educación, y al igual en las competencias a desarrollar deberá tener preeminencia el valor humano y ético. La educación continua aquí no se identifica solo con lo académico, sino con la experiencia, con la práctica, mediante planes de carreras, ocupación variada de cargos, desempeño de tareas, certificaciones profesionales, innovaciones e investigación científica: ciencia e innovación es el estrato inmediato que envuelve ese desarrollo de competencias técnicas y de gestión, en interacción constante con el aludido desarrollo.


Y esa ciencia y, en especial la innovación, estará ubicada en el alcance y sostenibilidad de una “Learning Organization” (Organización que aprende) en la empresa, aprovechando especialmente la Internet de las Cosas (IoT), el análisis Big Data, la Inteligencia Artificial y la Computación en la nube, que encabezan hoy la adopción de nuevas tecnologías por parte de las empresas que marchan hacia la asunción de la Industria 4.0. Y a la vez, comprenderá la transformación en el talento humano, que se manifestará no solo en el reemplazo de empleos antiguos por nuevos, sino también y fundamentalmente en el cambio del perfil de habilidades o competencias de los puestos de trabajo existentes.


Y ese hecho, de considerar el “aprendizaje en la práctica”, o alcanzar experiencias en la práctica de la educación, es de relevancia en la formación o educación continua que se defiende en el tránsito y logro de la Industria 4.0. El componente “experiencia” o “aprendizaje en la práctica”, es inmanente al desarrollo de competencias que demanda el transito y logro de la industria 4.0


Presented By:

Dr. Cs. Armando Cuesta Santos

Prof. Dr. C. Igor Lopes Martínez


Discover how the CSSC Certification Program is Transforming the Careers of Supply Chain Professionals, and assisting organizations transform their supply chains into value chains.


Take advantage of this opportunity to put your company out front, and not only have a well-qualified workforce, but also a workforce that will enjoy their work as they will not only know what they are doing, but perhaps more importantly why they are doing it.